Vé y marca la diferencia

Como camarógrafo del Logos Hope, Jireh Diaz ve el Ministerio del Barco a través de la lente para hacer videos que informen e inspiren a la gente alrededor del mundo a involucrarse. Esta mirada interior del ministerio comenzó cuando era muy joven. Los padres de Jireh comenzaron a servir al Señor con Operación Movilización (OM) siendo solteros, se casaron y criaron a sus dos hijos trabajando como misioneros. Toda su vida Jireh sirvió con sus padres en Filipinas. De los 11 a los 13 años, vivió en el Doulos, el antiguo barco hermano del Logos Hope, con su familia, y eso lo expuso a las misiones mundiales. Desafiado por las “historias de Dios” que él experimentó en el Doulos y por las que escuchó, Jireh prometió que serviría a bordo algún día cuando terminase sus estudios. 

Pero en 2004, cuando la familia de Jireh volvió a Filipinas y se mudó a Manila, su vida cambió. “Me sentí confundido respecto a lo que era lo correcto. Me conmovió física, emocional y espiritualmente. Procesé cosas y aprendí mucho de la peor manera,” reflexiona Jireh. Después de varios años, se dio cuenta de que no quería vivir toda su vida así. Escribío en un papel la fecha y una lista de cosas que quería dejar de hacer. Para simbolizar su desapego del pasado, quemó el papel y escribió la fecha en su Biblia. Ahora la fe de la que había escuchado mientras crecía se había transformado en la dirección personal de su vida. “Mi mente y mi corazón se liberaron,” dijo Jireh. “La gente que me había herido pensó que me había vuelto loco cuando les dije que los perdonaba. Después de tomar esta decisión, todo cambió. Ahora somos buenos amigos.”

Como hijo de un líder de OM, Jireh sintió presión al crecer. “Al principio tenía que tener cuidado con mis acciones, pero cuando me di cuenta de que no tenía que preocuparme en ese momento me sentí bien conmigo mismo,” dijo. A los 19 años, recordó su promesa de servir en un barco de OM. “Lo que viví realmente me conmovió. Veía los noticias y oraba por las situaciones,” reflexiona Jireh. “Fui desafiado por Kenny Gan, que era como un segundo padre para mí, cuando me dijo: ‘Si no es ahora: ¿cuándo? Si puedes: ¿cómo?’ Eso realmente me desafió a dar pasos concretos.”

Cuando Jireh ingresó al Logos Hope en septiembre de 2012, comenzó a trabajar en la cocina y llegó a ser líder de turno durante seis meses. Él deseaba ingresar en el departamento de comunicaciones del barco. Después de orar, el equipo de personal se reunió él para considerar la posibilidad de ir al departamento de comunicaciones o audio visual. “Cuando mencionaron comunicaciones, lo tomé como una confirmación de Dios y acepté inmediatamente.” Como camarógrafo, Jireh filma los eventos y ministerios para producir videos para logoshope.tv y otros canales de comunicación.

Durante el dique seco de 2014, Jireh volvió a Filipinas para ayudar a reconstruir una iglesia y hacer otros trabajos de ayuda con un equipo de tierra y filmó su ministerio. Su experiencia como sobreviviente de un tifón anterior lo preparó para las escenas en Bohol, que fue afectado por el Tifón Yolanda en noviembre de 2013. “Puedo ponerme en sus zapatos porque yo mismo lo experimenté,” dijo Jireh. “A la gente le anima verme dando mi tiempo para ayudar a mis compatriotas filipinos. Normalmente esperan ayuda y materiales de gente de otros países. Para ellos, ser ayudados por su propia pueblo es un impacto que los anima.”

A bordo, Jireh es muy activo tratando de alcanzar a otras personas. Apenas unos meses después de ingresar al barco, comenzó a extrañar su casa. En vez de enfocarse en sí mismo, comenzó a animar a otros a bordo haciendo amistades. Su lema, “Sonríe y marca la diferencia”, es su pasión para animar a otros. “Uno puede compartir el Evangelio sin palabras, mostrándolo. Una de las maneras es sonriendo,” explica. “La gente te ve antes de escucharte. Cuando te miran y ven algo diferente en ti, entonces marcas la diferencia. Todo tiene que ver con la manera en que vives tu vida.”

Jireh se ve a sí mismo en el futuro involucrado a tiempo completo en el ministerio en el futuro y está abierto a la dirección de Dios adonde sea. “Tengo un camino largo para recorrer, pero tengo que dar un paso por vez,” dice. “Veamos qué puedo aprender hoy que me ayude a crecer y me prepare para ese tiempo. Lo que hago ahora demuestra la manera en la que manejaré las oportunidades en el futuro. Ahora estoy construyendo un fundamento.”

¿Su consejo para otros que están pensando en ingresar al Logos Hope? “Vale la pena invertir el tiempo en esto. Tienes una sola vida, así que aprovecha al máximo cada minuto.”

 

Region: OM-SHIPS
Country: Ships