Sirviendo con humildad

A Jae Seong Park se lo escucha a menudo tocando el piano. Cuando su música llena los corredores del barco, los tripulantes bajan el volumen de sus conversaciones porque aprecian su capacitación y habilidad para tocar música clásica. Sin embargo, la mayor parte del tiempo uno puede encontrarlo sonriendo en la mesa de entrada de la feria de libros, ayudando para que la primera impresión del público al subir al Logos Hope sea agradable. 

Más allá de lo que él pueda pensar, su comprensión de la lengua inglesa es notable, considerando lo poco que sabía cuando ingresó al barco hace casi un año en Colombo, Sri Lanka. En ese tiempo siempre se rodeaba de coreanos pero ahora su mejor amigo es una mejicano carismático y rara vez están separados. A pesar de que todavía que su inglés no le permite comunicarse con facilidad con los visitantes, en sus propias palabras: “Estoy comenzando a ver un cambio en mí, puedo hablar más con la gente que cuando recién llegué.”

Esto es maravilloso porque Jae Seong de buena gana admite que a medida que crecía  “no estaba muy interesado en misiones”. Como graduado de música que trabajaba en un trabajo de oficina común y corriente en la semana y como pastor de jóvenes los fines de semana, Jae Seong se sentía cómodo y no estaba buscando un cambio. Sin embargo, ¡Dios tenía otros planes!

“Comencé a tener un corazón para misiones y ese sentir cada vez era más fuerte,” explica Jae Seong. Aún inseguro si esto venía o no de Dios, Jae Seong oró: “Si esto viene de ti Señor, por favor, dame la confianza de seguir.” Su respuesta llegó durante una reunión de oración semanal  cuando el pastor usó la ilustración lo que es ser un soldado: todos los soldados tienen un comandante a quien tienen que obedecer sin considerar el nivel de confianza que tengan en su superior. “Sentí que Dios me estaba diciendo: ‘Si te digo que tienes que ir, simplemente vete’.” Con sus manos en alto, Jae Seong demostró que ése era el momento de dejar todo y salir de su zona de comodidad. Apenas unos pocos meses después ya estaba subiendo las escalinatas del barco con una bandera coreana, listo para servir a Dios en el Logos Hope.

Cuando le preguntaban qué era lo que más quería aprender durante su tiempo en el barco, Jae Seong replicaba con una palabra: “humildad”. Sin dudas, ha tenido oportunidades para practicar la humildad. En una ocasión, durante un día de ministerio, salió con un equipo del barco para ayudar como voluntario en una organización en el puerto de Gunsan. Esta organización va a los hospitales para bañar a los ancianos. Jae Seong ayudó a los pacientes a salir de la cama, los desvistíó y los bañó. “Eso realmente me conmocionó,” dijo. “Tengo mucho respeto por los voluntarios que hacen esto, me di cuenta de que tengo un largo camino que recorrer para ser realmente humilde.”

La cultura del barco también le está dando oportunidades para ser humilde. “En la cultura coreana, la edad es muy importante pero acá la mayoría de los líderes de mi turno son más jóvenes que yo,” dijo Jae Seong. “Aun así, yo que tengo que obedecerlos y seguirlos. A través de eso estoy aprendiendo a ser humilde.” A través de las experiencias y culturas diferentes a las que se ha expuesto durante su tiempo en el Logos Hope, ha podido ver cambios en su vida.

Al volver a Corea del Sur, estaba ansioso de mostrarle a su familia y amigos cómo era vivir a bordo del Logos Hope. “Mis padres vinieron dos veces,” explicó, “mi tío que no es cristiano incluso vino cuatro veces, cada vez con gente diferente. ¡Pienso que realmente le gustó el barco!” A pesar de que ha sido buenísimo que el barco venga a su país, Jae Seong admite: “Va a ser difícil decir adiós a mi familia y a mis amigos.” Todavía le queda un año de los dos de compromiso con con el Ministerio del Barco y espera seguir teniendo experiencias con nuevas culturas y servir a Dios en el Logos Hope.

Jae Seong da su pequeño consejo para cualquier persona, especialmente coreanos, que tal vez estén pensando en ser tripulantes. “Quiero animar a los jóvenes a venir al barco y experimentar muchas cosas. Si sales, vas a vivenciar la cultura de muchos países y podrás experimentar a Dios de una manera más profunda.”

Region: OM-SHIPS
Country: Ships