De trapos sucios a hermosos trajes

Marco Wiebe de Paraguay se ha fortalecido a lo largo del tiempo desde que ingresó al Logos Hope en setiembre de 2012. Comenzó en la sala de máquinas en Subic Bay, en el dique seco de Filipinas y después pasó por la experiencia de estar en la feria de libros para Navidad en Hong Kong. Después rápidamente lo cambiaron de trabajo para ser el Director del Centro de Negocios adonde pudo poner en práctica su capacitación universitaria en administración y finanzas. Un año después, Marcos fue cambió nuevamente de departamento para ocupar el rol actual: Director de Hotelería y Catering. Admite que este es un gran desafío para él y se ha dedicado con todo entusiasmo a hacerlo.  

Marco ha estado involucrado en misiones toda su vida porque sus padres eran misioneros. Él conoció la realidad de ser cristiano y dedicó toda su vida para la obra de Dios, sin embargo, fue a través de circunstancias trágicas que puso la teoría en práctica en su propia vida.

Cuando tenía 14 años, una compañera de la escuela murió en un accidente motociclístico y eso lo conmocionó: “Yo sabía que le había hablado de Jesús pero ella lo entendió y lo rechazó. Me di cuenta de que yo había hecho lo mismo y en ese momento hice un compromiso con Dios.” A lo largo de su adolescencia hizo un compromiso tras otro. Marco dice que realmente comenzó a seguir al Jesús a los 21 años, un momento en el que estaba preparado para darle todo a Dios.

Fue entonces cuando hizo cambios en su vida: de aceptar responsabilidades en su vida a asegurarse de no llegar tarde a la iglesia y trabajar a tiempo completo en la organización misionera en la que creció.  A los 22 años era joven para tomar la responsabilidad que tenía a cargo en la organización: “Estaba a cargo de toda la parte económica, la parte legal de recursos humanos y la administración. Así que en realidad yo era el jefe de algunas personas que me habían cuidado cuando yo era chico.”

Marco comenzó a sentir que Dios quería que saliese de su zona de comodidad y con algunas respuestas milagrosas a la oración pudo emprender su camino para ingresar al Logos Hope. Con la ayuda y el consejo de dos amigos, que habían servido en el barco anterior del OM, Marco llegó al barco con la buena actitud de trabajar para Dios en cualquier cosa. Ese corazón de servicio lo llevó a ser una de las personas más jóvenes en el equipo de liderazgo del Logos Hope. “Es un desafío pero estoy creciendo mucho. Es una gran oportunidad para crecer, especialmente al estar rodeado por hombres de Dios mayores que yo y con más sabiduría.”

Le apasiona la danza, el mimo y el fútbol y usa su tiempo libro para hacer algunas de estas cosas siempre que puede. El fútbol es algo prioritario para Marco y a menudo es el primero en anotarse cuando hay partidos en un puerto. Esto le dio muchas oportunidades maravillosas para relacionarse y compartir su fe con la gente local en diferentes países, así como para hacer ejercicios después de estar sentado todo el día en la oficina.  

Marco le daría un par de consejos a cualquiera que esté pensando en ingresar al Logos Hope: “Primero, estén realmente preparados para permitir que Dios los use adonde sea y segundo, no se sorprendan cuando Él los use de maneras más grandes de lo que imaginan.” Marco es un ejemplo viviente de este consejo y quién sabe adónde Dios va a llamar después a este hombre con un corazón de siervo.

Region: OM-SHIPS
Country: Ships