Abierta a los planes de Dios

Ammi Shimada de Yokohama, una de los 5 japoneses a bordo, tiene el privilegio de ser anfitriona del Logos Hope en su país natal mientras el barco visita los puertos de Nagasaki y Kanazawa. “Espero que muchos japoneses visiten el Logos Hope y que sea el primer paso para que la gente conozca a Jesús,” dijo Ammi. “Es una gran oportunidad. Quiero ver la reacción de los Japoneses ante los extranjeros que comparten el Evangelio con ellos.”

A pesar de la rica historia cristiana de ciertas áreas, Japón tiene una población cristiana de menos de dos por ciento.  Ammi tuvo el privilegio de crecer en una familia cristiana en Yokohama pero se sentía sola en la escuela primaria porque era una de los pocos cristianos que había. Esto cambió cuando asistió a una escuela secundaria con internado. “Encontré a tantos amigos cristianos de mi generación,” dice Ammi. “Abrí mi corazón y no me sentía culpable por mis creencias.”

Durante los siguientes cuatro años de estudio de Bellas Artes en la ruidosa ciudad de Tokio, su fe creció aún más. “Servía al Señor en la iglesia pero interiormente me sentía vacía. Mis emociones eran inestables,” dijo Ammi. “Me enfoqué en mi novio en vez de Dios. Oraba para ser una persona más feliz, con más paz y más enfocada en Dios.” Ammi incluso estaba dispuesta a dejar esta larga relación. De pronto, su novio rompió con la relación antes de la graduación. “Pensé que iba a llorar todos los días, pero me sentía bien porque sabía que ése era el plan de Dios,” dijo. “Durante mucho tiempo había querido ingresar al Logos Hope y ese era un momento apropiado. Entonces pude enfocar mi vida en Dios.”

Ammi experimentó un choque cultural cuando ingresó en el Logos Hope en setiembre de 2013. “Los tres primeros meses en el Logos Hope fueron los más difíciles de mi vida  por la barrera de la lengua y la cultura,” dijo Ammi. Como encontró a alguien para hablar abiertamente, se dio cuenta de que otros también se sentían solos al adaptarse a su nuevo trabajo y a vivir a bordo. “Ahora tengo una compañera de oración y oramos juntas una vez por semana.  Es de mucha ayuda para mí, para crecer en la fe y mejorar mi inglés.”

Cuando Ammi ingresó al Logos Hope comenzó a trabajar en el equipo de Servicios de Hotelería y empezaba todos los días a las 6 a.m. limpiando áreas del barco para que queden limpias y prolijas. El país que más le gustó visitar fue Sri Lanka. “Sentí que la gente de Sri Lanka era tan pura. No tienen cosas materiales pero venían al barco como familia, a veces viajando 12 horas y disfrutaban mucho los eventos a bordo.”

La lección más grande que Ammi aprendió fue tener paciencia en la lucha por hablar inglés. Esto la hizo cuestionarse el propósito de estar a bordo porque en su casa ella podía comunicarse y participar en la iglesia libremente. Pronto descubrió que le encantaba hacer catering en los eventos. “No tengo confianza para hablar enfrente de mucha gente pero me encanta servir a los invitados y que ellos se sientan a gusto a bordo,” dice Ammi con una sonrisa. “A pesar de que no hablo muy bien inglés siento que Dios me usa y que abrió este ministerio para mí.”

Su mejor experiencia fue trabajar cuatro semanas en la Escuela Internacional de Música Quality en Hong Kong durante el tiempo de dique seco este año. Disfrutó de enseñar a los estudiantes acerca de Dios y le impresionó cómo todas las materias de la escuela estaban relacionadas con historias bíblicas. A través de esta experiencia, Ammi recibió visión para el futuro. “Soy maestra y puedo volver a Japón y trabajar en una escuela cristiana enseñando arte e historias bíblicas,” dijo Ammi.

Vivir en un entorno cristiano es una bendición para Ammi. “A pesar de que somos cristianos, somos humanos y cometemos errores. Somos débiles por eso necesitamos a Dios,” dijo. “En Japón, mi comunidad cristiana se limita a los domingos o cuando me encuentro con amigos de la iglesia,” dijo Ammi. “Pero aquí puedo orar todo el tiempo. En el barco veo cómo oran juntos y hablan con Dios en cualquier lado. Es tan natural. ¡Es un milagro para mí!”

Oremos para que los jóvenes cristianos de Japón tengan visión misionera y para que las visitas del barco a Nagasaki y Kanazawa ayuden a la comunidad cristiana de Japón a crecer nuevamente.

Region: OM-SHIPS
Country: Ships